Volkswagen presentó en Frankfurt la nueva generación de la Tiguan. Su SUV para el Segmento C (compacto) creció en todas las dimensiones, modernizó su diseño y ahora está basada en la nueva plataforma MQB, la misma de los Golf VII y Audi A3.

Por primera vez, se ofrecerán variantes con tres filas de asientos y siete plazas.

La llamada Tiguan Mk2 se producirá en la planta mexicana de Puebla a partir del año que viene. Su llegada a la Argentina está estimada para fines del 2016 o comienzos de 2017, aunque todo dependerá de la evolución de las restricciones a la importación y los impuestos internos.

La nueva Tiguan es 60 milímetros más larga, 30 más ancha y 33 más baja que el modelo anterior. Su distancia entre ejes creció 77 mm hasta llegar a 2,7 metros. De esta manera, la marca asegura que se ganaron 29mm en el espacio para las piernas de los pasajeros traseros.

Además, la capacidad del baúl creció en 145 litros hasta llegar a 615, con la posibilidad de ampliarse hasta 1.655 litros.

En materia de motorizaciones, habrá una amplia variedad de ofertas diésel, nafteras y hasta híbridas, con potencias entre 114 y 217 caballos. Habrá versiones con tracción simple o integral. Las cajas serán manuales de seis velocidades, automáticas de seis marchas y se ofrecerá una nueva secuencial de siete cambios.

El diseño de la nueva Tiguan sigue la tendencia marcada por los nuevos Golf y Passat, con faros achatados y contornos más angulosos que antes.

Las versiones R-Design tendrán detalles exclusivos, como parrillas de nuevo diseño y llantas deportivas.